16/12/10

Pobre hombre



Cada pisada que hacía su planta se quedaba impresa en el paisaje, y sólo para asegurarse de que ahí no volvía a crecer nada de nada.
Acaso desolación.

2 comentarios:

  1. Hola Inopio. Como soy amante de la fotografía, y con tu permiso, me cuelo por tu blog para echar un vistazo y leer otro. Siempre acertado en ambos casos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Cormoran -ya- viejo amigo, estás en tu casa, así que los permisos sobran...

    ResponderEliminar