31/3/11

El Orgasmo

Anteayer, según amanecía, oí unos ruidos que me sonaban por la terraza. Entonces salí para ver qué coño ocurría y sorprendí a la luna y el sol en pleno orgasmo matutino, con el Monte de los "Ánimos" y el Duero como testigos -yo creo que incluso al río le debió salpicar algo-.
Lo que no pude fotografiar, pues obviamente no me dejaron, fue la verbena tan tremebunda que habían montado los trinos con las pajarillas ...-que qué jodías, ya han regresau-.

Si se pincha para agrandar la foto se puede apreciar la verdadera magnitud del espasmo, pues la pobre instantánea no lleva ni un paupérrimo "comando L" de photoshop...



Después de disfrutar ese momentazo, tan luminoso como efímero, llegan las tinieblas y pasan casi las 24 horas sin cruzarse ni la mirada. Y así casi todos los días...

5 comentarios:

  1. Pues con la de años que llevan juntos qué pasión les une todavía, verdad?

    ResponderEliminar
  2. Una foto muy "excitante". Vaya la que han montado los dos a la vista de todos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Jejeje, Ciberia, creo que van por la Bodas de Mercurio, o más.
    Y ya ves, Sara... a su edad no se cortan ni con un eclipse ;-)

    ResponderEliminar
  4. Los mejores orgasmos suelen ser de madrugada, cuando uno consigue agotar a su yo más común y sale de paseo el más interior , sincero e instintivo, rompiendo en estallidos de pasión multicolor y salpicando a todo aquel que guste de su regocijo.
    (porque no te véo madrugando...:D)
    Un abrazo Inopio

    ResponderEliminar
  5. ...yo tampoco me veo mucho, cormorán, jeje

    Salú

    ResponderEliminar