27/5/11

The Bunker Bank o ¿Goldman Sachs?
































La sede del Bunker Bank se asienta en un idílico paraje a orillas del lago Usura, muy cerca del centro de Mezkinna, capital de Kapital, el paraíso fiscal más opaco del mundo. Desde allí, sus escasos accionistas deciden quién legisla, juzga y gobierna las democracias occidentales y quién siembra el terror (con su armamento último grito incluido) en el mundo restante. Quién puede trabajar y quién tiene para comer. Quién puede soñar o quién vivir auténticas pesadillas. Y para ello cuenta con el arma más mortifera, antigua y, aunque parezca mentira, indetectable de toda la humanidad; la estupidez de la gente.

¿Hasta cuando? Pues tú decides.


4 comentarios:

  1. La mayor estupidez es no aprovechar la coyuntura para organizarnos. La especie humana avanzó porque se organizó. Y se organizó para sobrevivir. Esa es la clave. Pero quizá somos tan tan estúpidos, que necesitemos pruebas más duras para ver nuestra propia situación crítica, y quizá eso no ocurra mientras todavía podamos pagarnos las cervezas. ¿Tú cómo lo ves?

    ResponderEliminar
  2. Eso es precisamente lo que más temen los usureros, que la gente se organice. Por eso sus "mass media" sólo siembran cizañas e inventan rivalidades (futboles, nacionalismos y demás patrañas)...

    ResponderEliminar
  3. La estupidez es atrevida, constante, organizada. Jamás decae y se retroalimenta. Es un monstruo que avanza sin piedad, engullendo a los que dudan y flaquean de su verdadera ideología y razón de vida. En tiempos de crisis, el monstruo crece hasta dimensiones desconocidas, con el tiempo y el desánimo como aliado fiel.
    Salir corriendo es una opción, aunque mejor no alimentarlo y luchar con todas nuestras armas, que son más y mejores aunque todavía no lo sepamos.
    Estupendo, Inopio.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias 21 por pasarte y comentar. Y sí, efectivamente, en la mal llamada crisis (más bien son tiempos de estafa) la estupidez se multiplica...

    ResponderEliminar