21/10/11

Tango muy jondo





Se abanica el Porteño pa´su tierra dando el aceite a su gente –que es mucha y buena- y haciendo respirar su bandola sólo como él sabe hacerlo. No pude estar, con mucho pesar, en la noche de ayer, y por eso subo estos retratos rescatados de la noche que al Bartrina le ocurrieron los hechos que posteriormente cantó en “Cierra ese piano y vámonos” del disco “No me quieras tanto, quiéreme mejor”.
Corría el año 2008, el mismo día que a sus compatriotas se les agrió el vinagre de la ensaladera de la Davis...

¡Salú Ariel, qué los aires sean propicios para tu fuelle y para ti!, y que pronto podamos respirarlos de nuevo.

Vídeo de la comida de despedida de Matute, donde compusieron ese disco.

4 comentarios:

  1. ¡Menudo vídeo!
    El tipo toca espectacular. Se ve que le gusta y le sale de las tripas, que la goza en los momentos más difíciles, esos donde los dedos parecen no llegar a su destino obstaculizados por la correa que le mantiene anclado a los botones. Todo rodeado de ese ambiente tan cercano como es el de la preparación de una comida con la mejor de las compañías. En un entorno se intuye bastante privado (sin molestos vecinos de pared), con el campo y aire libre al otro lado de la puerta. Toda una envidia.
    Tu aportación, como siempre, inmejorable.
    Un saludo
    PD-Aunque se que llevas un horario poco diurno, los domingos, a eso de las 12:00 en Radio 3, hay un programa que usa como base los Tangos. Siempre puedes escucharlo bajándolo en horario más adecuado a tu actividad. :)

    ResponderEliminar
  2. Bueno, bueno, bueno!!

    Gran video, grandes imágenes, gran acordeón, grandes fotos...

    Grande, como siempre, Julián!!!

    (me has dejado con ganas de retiro con amigos y familia.... Buena la has hecho!!!! ;-))

    ResponderEliminar
  3. Entrañable video: me queda la música, el sol entre los árboles y los ojos, las miradas de los niños. Y esa última foto, la de abajo. Todo un poema lleno de sensaciones y nostalgias, quiero decir de buenos recuerdos. Que es lo que transmite todo esto. Abrazo Julián y hasta la próxima.

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué abandono más grande, madre!!! desatendidito lo he tenido.

    Gracias Cormo por el enlace, pero los domingos a esas horas sabes que no falto nunca a misa :)
    Sin duda Matute tiene un encanto muy especial. Estuvo abandonado muchos años y unos cuantos amigos pillamos casa, aunque no todos las levantamos. Pero bueno, yo me aprovecho de los amigos que sí lo hicieron.
    Y de Ariel, qué decir, unos de los grandes del bandoneón.

    Por una vez Greta, y sin que sirva de precedente, he incitado a hacer algo positivo, jejee ... ah, y no le llames acordeón delante de un argentino. Es capaz de psicoanalizarte!

    Paco, la melodía que tocaba Ariel es "libertango" del gran maestro Piazzolla. Cada vez que la escucho se me escarpian los pelos... y las nostalgias, como bien dices.

    Y muchas gracias por vuestros comentarios, aunque sean con retraso. Salú amigos

    ResponderEliminar