3/1/13

Mi primera vez













Vivo en la punta de la lengua que los sorianos sacan a su río, bajo las faldas de un desnutrido castillo, en el mismo vértice de ballesta que dicen le hace el Duero -cuando pasa a hurtadillas- a la ciudad. Desde ella contemplo como día tras día el tiempo va erosionado mi vida mientras que las aguas, que todo lo abarcan, se contonean impúdicas ante mí desprendiéndose de sus reflejos, de sus colores, de sus sonidos.
Aunque yo aquí sigo, admirándolas como si se tratara de la primera vez que las viera; extasiado, emocionado, feliz.
Sí, hasta feliz.

Y es que desde que tengo memoria mi río ha estado presente incluso en las ausencias. En él pasé asilvestrado todos los veranos de mi niñez. También hice una gran parte de las correrías de juventud, descubriendo lo que era el amor y chapoteando entre corrientes tan oscuras como frías eran sus aguas. Rodeado de boyuyos, chopos, putaspinchas, barcas, atardeceres eternos, culebrillas, cigarrillos en rama, amigos, familia. En él aprendí a bañarme por las noches y a secarme durante el día; a tirarme por entre sus riscos o peñones. A bucear sin demasiados aires o al ir descalzo por la vida.

En un perímetro que abarcas con una escueta mirada está condensado gran parte del mapamundi de mi existencia y, por ello, mi primera exposición sobre algo debe de ser sobre él, sobre mi río, justo cuando me atraviesa.


He hecho los carteles anunciando la exposición sólo con fotos descartadas pues, aunque no van en ella, me siguen pareciendo que son buenas fotos. Y ya se sabe que no hay para todos y, mucho menos, en esta época de miserables y miserias.

7 comentarios:

  1. Enhorabuena.
    Hay una pátina de sensibilidad que cubre unas fotos increíbles por bellas. Por aprehender con un objetivo y mucho talento, un río sin pretensiones. Pero de enorme recorrido por un mapa y unas letras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Enhorabuena por esa exposición, Julián! Si las maravillosas fotos de los carteles son las descartadas, me imagino cómo de bellas serán las que se exponen.

    Esto sí es empezar bien el año.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que ha sido liberador, y ya os contaré cómo acaba pero, de momento, estoy con una sonrisa entre los labios. Por lo visto, por lo escuchado, por lo sentido. Quizá alguna ausencia, pero compensada por nuevas presencias...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Mi buen amigo Inopio. Da gusto visitarte y ver que te sigues abriendo paso a foto limpia cual machete por la selva. Y me gusta sobre todo por ser como eres (más bien por como te intuyo, claro), rompiendo moldes y pronósticos, venciendo escalafones, recomendados y todo tipo de enchufados.
    ¡Cómo me gustaría compartir estos momentos contigo! Ando como tu, con una sonrisa de oreja a oreja y sacando pecho de tener una amigo que triunfa y se abre paso a pesar de su filosofía de la vida, tan desacorde con los tiempos en los que vivimos.
    Disfruta de todo esto amigo, lo mereces sin lugar a duda.
    Hasta pronto, un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaujuaja mi buen Cormorán... Me ha gustado eso de "tener un amigo que triunfa". Qué bueno! Aunque puedo asegurar que el verdadero triunfo es tener amigos como tú. Mil gracias... y ya sabes que por aquí tienes una copia dedicada, para cuando te quieras acercar por el "alto Duero".

      Abrazo de gol!

      Eliminar
  5. Fotógrafo, escritor, diseñador gráfico.. No sabra utilizar un pico por causalidad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Por supuesto que sí! Se necesita una cucharilla, un trozo de algodón -puede valer un filtro, a ser posible sin usar-, un mechero, una jeringuilla y, claro está, el jaco.
      Y tú ¿sabes utilizar una raqueta? Um

      Eliminar