1/7/13

Luis Cabrera Aizpuru





Él sabía que tenía un alma para volar, o quizá incluso para bucear, así que de las nubes de la niñez y de las aguas profundas de la experiencia extrajo una conclusión; él tendría Alma de Cormorán y pescaría cachos de vida que se fueran fundiendo sobre la mar.

Y, aunque más bien tarde, finalmente aprendió a volar dentro de esas aguas que se hacen turbulentas entre los abrazos de las olas y los vientos silbos de los adioses pues, bien aislados o expulsados, también se dejan arrastrar por las corrientes del poniente con la finalidad de revivir, a base de plumazos, muchos de los sentimientos que se van perdiendo antes siquiera de tocar fondo con la bajamar. 

Pero a base de aguantar la respiración y de camuflar sus más íntimas nostalgias entre las saladas gotas que atormentan la mar, consiguió bucear tan hondo -y tan cerca- que atrapó la imperceptible belleza que solo es posible apreciar a través del reflejo de una insignificante lágrima.

Y no debemos subestimar el enorme poder emocional que posee un pequeño llanto, pues, como bien es sabido por todos, en el interior de una simple gota se encuentra condensado todo el sufrimiento, todo el dolor que el hombre ha ido generando a lo largo de toda su existencia

En una pequeña lágrima.




Alma de Cormorán es una obra tanto visual como de lectura. Se trata de una serie de fotografías que inspiran relatos, ficticios o emergentes de lo íntimo.
También puede seguir el camino inverso: relatos o sentimientos en busca de una imagen, de una fotografía.

Ediciones El Forastero
ISBN:978-84-940971-4-0
-------------------------------

Maravillosa "pequeña lágrima" en forma de libro inmenso de foto-relatos. Además, tengo la gran satisfacción de que una de mis fotografías haya sido la inspiración de uno de ellos.
Gracias Luis, mi buen amigo.