14/8/11

Jhelen



El último sol del día caía sobre la barra y ella llevaba más de 6 horas poniendo cuatro cervezas y dos copas por minuto... y lo que le quedaba. Entonces decidió que merecía un descanso  y se metió al almacén para fumarse un cigarrito. Y allí,  sentada en la penumbra sobre un barril de la mahou, vi como miraba a través de la rendija de la puerta de hierro la vorágine hecha realidad.
Sin duda su media sonrisa delataba que se encontraba satisfecha pues, pasar un Viernes de Toros detrás de la inmensa barra del Último y salir indemne, es una experiencia grabada sobre una mirada que le acompañara de por vida.


----------------
Hice un vídeo en el 2009 en el que se aprecia, mínimamente, lo que ella miraba ...y se ve pinchando sobre el nombre.


2 comentarios:

  1. ¡Cómo me gusta esta foto! Impresionante...

    ResponderEliminar
  2. ...Pues si ves la foto al natural te impresiona aún más Hank, por éstas!
    Y un placer tenerte por esta jaula de grillo amigo ;)

    ResponderEliminar