31/8/12

Tía Felicidad


‎"Felicidad, ¡qué bonito nombre tienes! ¡Felicidad, vete tú a saber dónde te metes…Felicidá!" cantábale yo a mi Tía Feli, tal día como hoy hace un año, día de su 99 cumpleaños. Pese a los estragos de la vida, seguía manteniendo la piel suave de un niño pequeño y los juramentos escandalosos de un retén de jóvenes indignados y, aunque le han faltado escasamente dos meses para vivirlos, hoy cumple 100 años.

Mi tía abuela, Patrocinio Felicidad, última hija viva de 8 hermanos más rojos que las lechugas rojas, cuando perdía una buena -o mala- baza al julepe, se convertía en el terror de toda la chiquillería. Sus aspavientos, gritos y ademanes hacían que todos nosotros, aprendices en eso del perjurar -...y del julepe-, saliéramos del salón escopeteados y con el diablo metido en el cuerpo.

De memoria prodigiosa, humor corrosivo y sonrisa fácil, Patrocinio regalaba felicidad a todo aquel que quisiera escucharla aunque, de chavalines, esos tacos tan bien dichos, tan rotundos y acertados, nos mantuvieran a una distancia prudencial. Con el tiempo no tardamos en fidelizarnos a ella, a esa cabeza tan bien amueblada y a ese carácter tan gruñón, protestante, incendiario y bondadoso.
Ella fue la última en mi familia en su generación -muchos de ellos maestros republicanos- que aún recordaba cuando la enseñanza llegó a ser libre y las personas también.

Brindo por ti, gruñona impenitente, que tus blasfemias le estén cantando las cuarenta a quien proceda. Hoy cumples 100 años y no, no muriste de vieja, si no de penas ...aunque para mí es como si hubieras vuelto a Rafelcofer a tocar un poco el "pianopiano".

Enlace de la canción "Felicidá", de la Cabra Mecánica.

6 comentarios:

  1. Bello homenaje a una mujer de armas tomar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un ejemplo de mujer, sí. Y yo he tenido suerte pues me he quedado con parte de su carácter; el de los "juramentos"...
      Cada día blasfemo mejor.
      Bss

      Eliminar
  2. Qué bueno verte por estos sembraos Juanfer, hablando de ciertos sentimientos y no de pixeles ni cableaos eh! Se agradece.

    ResponderEliminar
  3. Un brindis, entonces, por tu tía Felicidad. Mi abuela también se prodigaba con esos "juramentos" aunque no lo hacía en español, sino en su lengua natal que, por suerte, nadie entendía :-)

    Siempre hermosas tus fotos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pues un brindis también por tu abuela, Sara!, aunque no opine lo mismo que tú, pues es una lástima que no los entendieras ...¡Uno aprende tanto de ellos! :)

      Abrazos



      Eliminar