15/1/13

Here they are Celtiberians

No soy lingüista, eso es evidente, pero sí soy diseñador gráfico, y no sé por que me da que la lengua Celtíbera, aún siendo paleohispánica o prerromana, tenía mucho más en común con el alfabeto romano de lo que nos imaginamos.

Sólo hay que darle una vuelta y pulir los flecos.

Por cierto, según me contó mi amigo Tomás, el alfabeto celtíbero carecía de "c".






































La historia de Numancia contada por Keltiberoi tiene muchas historias en sí misma. Muchas historias
que contar.

Está, por ejemplo, la historia del romano Amable, Amable Rodríguez, que se traslada desde la Citerior marítima hasta la Alta Meseta cada vez que hay jarana para recibir palos. Por amor al arte. O por vivir la historia. O porque quiere. También está la historia de los "Kachorros de la Makaa", que eran demasiado jóvenes como para luchar abiertamente en la historia pero lo suficientemente adultos como para jugar a la guerra electrónica o en el paintball. O, si vivieran en Africa, simplemente para estar disparando y encajando en la guerra.
O la del herrero numantino, que anhelaba con ser romano para usar la tecnología -poco pesada- de sus habilísimas herramientas. Y estaba quien no añoraba para nada su cacho de poder, aunque éste fuera efervescente y adictivo.
O la numantina que veía otros mundos a través de ojos extraños como cielos.
O estaba la historia del  guerrero Pelendón Dédalo, que se lamentaba jocosamente de que "Numancia la vieja" no fuera "Andorra la bella" o incluso de que Numancia no tuviera mar ni por asomo, aunque estuviera rodeada de tiburones de afilados ladrillos incisivos, que no incipientes.

La historia de Numancia contada por Keltiberoi tiene muchas historias en sí misma. Muchas historias que hablan, sobre todo, de sueños, de aquellos sueños de la libertad.

Quizá por ello yo me haya tomado la mía para contar, a base de disparos -sí, sí, disparos-, la historia que yo soñé, aunque bien podría jurar que la viví.

... Más que nada, por el tajo que llevo en la sesera.

4 comentarios:

  1. Y lo espero con impaciencia. Acuérdate que tus personajes no deben posar eh?
    Esas fotos con movimiento con esos procesados agresivos.... uuuummmm ¡Mooooolan!

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay amigo! Recuérdame cuando nos veamos que te dé una copia numantina, a ser posible, sin posar... Porque alguna vez tendrá que ser, no? Te la cambio por un poco de marisquito, poco eh, poco, que sabes que mis fotografeas no cotizan :)

    ResponderEliminar
  3. Aburres a las cabras, tío

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Síiiii... conociéndome es bastante más que posible. Pero, por lo que veo, a quien no aburro es a alguno de sus maridos, eh... santanilla! jeje.

      Eliminar