2/11/16

POLÍTICA CUÁNTICA. Si Franco hubiera ganado la guerra...



Se acaban de cumplir 77 años de estas dos históricas portadas que significaron el punto y final de una guerra salvaje que dejó España desgarrada y arruinada, con más de un millón de muertos entre sus gentes, con sus fábricas, infraestructuras, cosechas, confianza y familias destruidas.

Hoy, ochenta años después del golpe de estado que inicio la guerra, los habitantes de esta República Federal que es España pueden estar orgullosos del País que han construido, país que en la actualidad es un ejemplo a seguir, admirado y respetado por la comunidad internacional debido, principalmente, a los logros conseguidos en política social, educativa, medioambiental o sanitaria, y en sus valiosos aportes tecnológicos y científicos pero, sobre todo, es debido a los logros que hemos conseguido en la convivencia pacífica y ejemplar de esta amalgama de razas, ideologías, idiomas y costumbres que tenemos las variopintas naciones que conformamos el actual Estado Español.

Se me antoja que este país no estará nunca lo suficientemente agradecido a todos aquellos de nuestros antepasados que lucharon y murieron en defensa de los ideales que hoy reinan en estas tierras abandonadas, menos mal, de la mano de dios, como lo son la libertad, la igualdad, la fraternidad y la solidaridad, pilares de nuestro estado soberano.
¿Se imaginan, por un momento, el tipo de país que tendríamos en la actualidad si Franco hubiera ganado la Guerra Civil Española?

Yo creo que aquí, debido a que seguiría vigente el tipo de educación ultracatólica de siempre, donde no se educa sino que se adoctrina, España sería el máximo exponente de la Política Cuántica, y se verían cosas difíciles de explicar e imposibles de creer.


Por ejemplo, que el partido más votado fuera aquel que acogiera en sus senos a los descendientes del régimen que él hubiera creado, y como Franco era un populista, en un alarde de ingenio a ese reducto de tardofranquistas le habrían llamado "popular", Partido Popular.

Sería, con seguridad, aquel que más atentara contra los derechos e intereses de los propios ciudadanos y el que más dinero público robara. Se podría pensar, en nuestro descargo, que los españoles le votaramos porque desconocieramos la magnitud de esos delitos, pero no; cuantos más casos que corrupción fueran conocidos, más votos le daríamos al susodicho partido.

Quizás se vieran cosas como que les faltaran votos para poder gobernar y el entonces partido opositor, al grito de "no queremos un gobierno del Partido Popular", se los diera para que lo hiciera. Seguramente este otro partido fuera alguno que ya hubiera probado el embriagador aroma del poder y del dinero fácil, posiblemente socialdemócrata, y aunque hicieran una política de derechas lo llamarían "Socialista", y serían capaces de defenestrar a los diputados que cumplieran alguna que sus promesas electorales...

O bien que lo patriótico para el gobierno en el poder fuera llevar, no solo la jodía banderita en la muñeca, sino también el dinero robado a algún paraíso fiscal, tipo Suiza o Panamá, y mientras que ofendidos reprocharan amargamente a aquellos que lo trajeran legitimamente a España de cualquier otro país, no sé, de Venezuela por citar a alguno.

Lo sé, sé que soy un exagerado, pero no creo que éste fuera un país muy diferente a ese esperpento si Franco hubiera ganado la Guerra Civil Española; tendríamos una monarquía bananera impuesta por él y un pueblo meapilas, miedoso, dócil e humillado, donde los inmorales nos habrían, no ya igualadado -como reza el tango-, sino superado.


El paraíso de la Política Cuántica.


Obras colgadas en el Palacio de la Audiencia de Soria en la exposición
"Recordarte" realizada, con motivo de la X Semana de la Memoria Histótica "Recuerdo y Dignidad", por artista sorianos. Hasta el 12 de noviembre.

1 comentario:

  1. ha des er una exposición interesante. Puesto a imaginar...si Franco hubiera ganado la guerra, habría tenido la mayor postguerra del mundo, cuarenta años de venganza contra el enemigo rojo-mason y sus descendientes. Cuarenta de censura con pañuelitos blancos en los escotes. Cuarenta de frases enteras borradas de un texto teatral, o de una película. Cuarenta de flores a María y de pasear bajo palio, como si fuera un semidios, mano derecha del Dios verdadero.

    Suerte que ha sido imaginación, porque de haber ganado Franco la guerra, el hambre y los piojos, los curas tocando a los huerfanitos, la oscuridad frente Europa renaciente, habría durado cuarenta años, dos generaciones.

    UN enorme beso

    ResponderEliminar